211 derrames en dos lotes petroleros durante últimos doce años

0
2855

Por: Álvaro Masquez Salvador
Juan Carlos Ruiz Molleda 

En junio, una delegación de ciudadanos denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) afectaciones en los derechos humanos de pueblos indígenas, tras los 37 derrames de petróleo ocurridos en el recorrido del Oleoducto Norperuano. Veinte, durante los últimos tres años. Esta situación ha generado grandes críticas hacia Petroperú, la empresa estatal encargada de su administración, supervisión y mantenimiento. Pero, ¿es acaso Petroperú la única responsable por esta clase de tragedias?

No. La grave desprotección del ambiente y los pueblos indígenas en la Amazonía no es exclusiva de las áreas recorridas por el Oleoducto Norperuano, sino también de otros ductos, operados por otras empresas petroleras. Este es el caso de los ductos ubicados dentro de los lotes petroleros 8 y 192 (ex 1-AB), a cargo de Pluspetrol Norte S.A. y Pacific Rubiales Energy Corporation, respectivamente.

Dentro del Lote 8, desde 2004 han ocurrido 116 derrames de sustancias nocivas al ambiente. De estos, 52 fueron de petróleo y crudo de petróleo. Además, se han registrado 20 derrames de diésel (combustible), 12 de aguas reinyectadas y 6 de fluidos de producción. De igual manera, se tiene conocimiento del vertimiento de productos químicos en 5 ocasiones, así como 4 de aceites. Además, se sabe de otros 18 derrames de diversos productos peligrosos en el Lote 8, tales como residuos oleosos, espuma química, lodo químico, demulsificante y solución de lignosulfona, entre otros.

Año

Número de derrames

2004

2

2005

0

2006

3

2007

3

2008

21

2009

12

2010

17

2011

19

2012

9

2013

21

2014

1

2015

5

No determinado

2

Elaboración: Propia

Cabe resaltar que el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) inició, en agosto de 2015, un procedimiento administrativo sancionador contra Pluspetrol Norte. La razón, precisamente, fue no haber cumplido con las actividades a las que se hubo comprometido para adecuar sus ductos a las medidas de seguridad exigidas por nuestra legislación: el Decreto Supremo N° 081-2007-EM y el Programa de Adecuación y Cronograma de Ejecución, aprobado por Osinergmin.

Por otro lado, dentro del Lote 192, desde 2004 han ocurrido 95 derrames de sustancias nocivas. De estos, 62 fueron de petróleo y crudo de petróleo. Además, se han registrado 9 derrames de diésel, 4 de aguas reinyectadas y 7 de aguas de producción. Igualmente, se sabe de otros 7 derrames por fluidos de producción, además de otros 6 donde se vertieron fluidos de perforación, aceite dieléctrico, aceite lubricante y combustible turbo.

Año

Número de derrames

2004 2
2005 0
2006 3
2007 11
2008 28
2009 20
2010 18
2011 11
2012 2
2013 3
2014 4
2015
3
Elaboración: Propia

Es importante señalar que esta información ha sido obtenida mediante una solicitud de acceso a la información presentada por el Instituto de Defensa Legal (IDL) a Osinergmin. Ha sido esta entidad, que tiene a su cargo la debida supervisión de las empresas del sector hidrocarburos, la que elaboró el informe en que se basa esta nota.

En tal sentido, debe hacerse un llamado de atención a Osinergmin, por el incumplimiento de sus funciones. La entidad debió adoptar, oportunamente, las medidas correctivas correspondientes sobre ambas empresas. Empero, ello no ocurrió así y los desastres en la Amazonía jamás cesaron, causando grave perjuicio al medio ambiente y la salud de la población local.

En conclusión, durante los últimos 12 años, han ocurrido 211 derrames de sustancias tóxicas en ductos en los lotes petroleros 8 y 192. 114, fueron de petróleo y crudo de petróleo, mientras que otros 97 fueron de sustancias igualmente nocivas al medio ambiente y la salud humana y animal. Claramente, se comprueba que la responsabilidad por prevenir y remediar desastres de esta clase no recae exclusivamente sobre Petroperú, sino además en otras empresas del sector hidrocarburos. No debe perderse de vista, sin embargo, que la mejor agenda posderrames debe buscar la remediación ambiental de la zona y la atención médica preventiva y correctiva de las personas y pueblos afectados. Finalmente, quienes resulten responsables deberán asumir los costos de sus acciones, por aquello que hicieron mal y que, en su momento, dejaron de hacer.

(Fuente de foto: La República)

Dejar una respuesta