Elección de magistrados supremos en marcha: la legitimidad del CNM y las propuestas para un nuevo reglamento

0
155

 

Por: Cruz Silva Del Carpio

 

Son cuatro las plazas de magistrados supremos que pronto van a someterse a una nueva convocatoria. Una de las razones es la edad de cese de los magistrados: 70 años. En ese sentido, toca al Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) convocar para elegir a nuevos jueces titulares. Lamentablemente, la forma como ha sido llevada a cabo la elección de magistrados supremos de parte de la actual composición del CNM no da garantías de un buen procedimiento ni de buenos resultados.

La última elección fue en diciembre del 2015, año en que comenzó una de las peores crisis del CNM. En esa convocatoria, resultaron elegidos los actuales magistrados supremos Ángel Romero Díaz, César Hinostroza Pariachi, Luis Arce Córdova, Tomás Gálvez Villegas. Todos, con diversos y serios cuestionamientos que el actual CNM no escuchó ni ponderó. Hinostroza, por ejemplo, ya había sido rechazado 7 veces por la anterior composición del CNM, entre otras cosas, por no declarar una casa en Miami que en ese entonces había comprado su esposa. Entre los cuestionamientos al procedimiento de selección, por ejemplo, está el que de ellos participó un consejero que fue nombrado solo por unos meses y para esa votación (ante el vacío dejado por la renuncia de Pablo Talavera y su suplente), algo que nunca antes había sucedido. A pesar de ello, el CNM aceptó esa irregular e incluso ilegal participación del entonces consejero representante del Poder Judicial.

Hoy por hoy, el CNM sigue en una crisis silenciosa, aunque no parezca. Puso en suspenso un reglamento de evaluación y ratificación a inicios del año pasado sin mayores razones públicas, a pesar que era uno recientemente aprobado; y ha venido haciendo cambios a los reglamentos que, lamentablemente, no ha incidido en la mejora de la participación ciudadana, ni en la transparencia de los espacios importantes de decisión (por ejemplo, los plenos del CNM), ni en la prevención de los conflictos de interés. A ello, se suma no solo medidas que aparentan ser buenas (por ejemplo, el CNM ahora cuenta con una intérprete que habla en quechua y que hace preguntas a los postulantes en las entrevistas… pero no necesariamente sobre conceptos jurídicos o datos procesales que algún litigante deba escuchar de estos posibles magistrados), sino la reciente reestructuración interna de las antes llamadas “Comisiones Permanentes” cuya mejoría aun debe ser debidamente explicada. En suma, cambios que hacen recordar el famoso dicho “que cambie todo para que nada cambie”.

En esa línea, ha llamado la atención el cambio que se pretende hacer ahora en el reglamento de selección y nombramiento de magistrados (ver propuesta de reglamento). No solo porque es un cambio previo a la convocatoria que se entiende se va a realizar para magistrados supremos, sino porque es posible que los cambios más importantes no se den. Tratándose de una convocatoria importante (más aún, en tiempos de Lava Jato), ojalá la historia sea diferente.

El plazo para que la sociedad civil presentara propuestas, al correo reglamento.seleccion@cnm.gob.pe, se cumplió el lunes 3 de diciembre. El IDL presentó propuestas en los campos siguientes:

  • transparencia y publicidad,
  • prevención de conflictos de interés,
  • participación efectiva de la sociedad civil,
  • evaluación con perspectiva de género, interculturalidad y focalización en poblaciones en situación de vulnerabilidad, y
  • criterios para un perfil de lucha contra la corrupción y garantía de idoneidad e independencia en el cargo.

Usted puede ver tales propuestas aquí.

Además, se solicitó que la Comisión de Selección y Nombramiento del CNM o la instancia correspondiente realice un taller con organismos de la sociedad civil y otros profesionales (expertos en la materia, facultades de derecho, etcétera), previo a la elaboración de la versión final del reglamento.

Lamentablemente el actual CNM, por lo brevemente esbozado líneas arriba, no da garantía de una buena elección de magistrados supremos. Hasta que no se rinda cuentas de todos los actos por los que es cuestionado desde mediados del 2015, su legitimidad está en entredicho. No obstante, es importante seguir de cerca los cambios que se hagan en los procesos de selección de magistrados supremos, ya que de ello depende en mucho la justicia que tendremos en diversas causas: corrupción, violaciones a los derechos humanos, violación a los derechos de poblaciones en situación de vulnerabilidad.

 

(Foto: Poder Judicial)

Dejar una respuesta