Buena noticia: Lima Norte es la primera Corte que logra certificación ISO 9001:2015 en el ámbito judicial y para procesos de alimentos

0
1839

 

Por: Luis Miguel Purizaga Vértiz

La Corte Superior de Justicia de Lima Norte ha obtenido una certificación de calidad ISO 9001:2015, tanto en el ámbito administrativo como en el ámbito judicial. La ceremonia de develación de los certificados se llevó a cabo el pasado jueves 05 de abril en las instalaciones de la Corte; convirtiéndose de esta manera, en la primera corte superior de justicia del país en obtener un certificado de calidad de este tipo en el ámbito judicial. Además de alegrarnos por este logro, surgen preguntas acerca del mismo, ¿era posible obtener este tipo de certificación de calidad en sistemas de administración de justicia?, ¿por qué y cómo una corte superior de justicia de nuestro país logra obtener este tipo de certificación de calidad?, y quizá la pregunta más importante,  ¿es posible replicar el procedimiento de obtención de esta certificación en otras cortes superiores o en otras instituciones del sistema de administración de justicia?

¿Por qué buscar obtener una certificación de calidad en nuestro sistema de administración de justicia?

La pregunta surge ya que comúnmente creemos que ciertas certificaciones como los certificados de calidad ISO 9001, son buscadas normalmente por empresas privadas para legitimar la eficiencia y eficacia de sus procesos de producción y de atención a los usuarios. Sin embargo, la Corte Superior de Justicia de Lima Norte tomó la decisión de conseguir la mencionada certificación, a partir de que en el año 2002, en México con ocasión de la VII Cumbre Iberoamericana, los Presidentes de las Cortes Supremas y los Tribunales Supremos de Justicia, conscientes que el reclamo de una mejor justicia no tenía límites geográficos, suscribieron una declaración muy importante a la que denominaron “Carta de Derechos de las Personas ante la Justicia en el Ámbito Judicial Iberoamericano”, concluyendo que el tener acceso a una justicia eficiente y eficaz era un derecho fundamental de los ciudadanos.

En nuestro país, recién en julio de 2010, el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial emitió la Resolución Administrativa N° 266-2010-CE-PJ aprobando la “Carta de Derechos de las Personas ante el Poder Judicial Peruano”, inspirada en la Carta de Derechos de las Personas ante la Justicia en el ámbito judicial iberoamericano, destacando en la parte introductoria de su Preámbulo que:

“al concluir la primera década del siglo XXI los ciudadanos del Perú demandan con urgencia una Justicia más abierta que sea capaz de dar servicio a los ciudadanos en todas las instancias nacionales, regionales y locales, con mayor agilidad, calidad y eficacia, incorporando para ello métodos de organización e instrumentos procesales más modernos y avanzados, para garantizar el estado de derecho, la igualdad ante la ley y la seguridad jurídica”.

Como vemos, ambas declaraciones vinculan a todos los integrantes y a las instituciones que conforman el Poder Judicial, y hacen referencia a la necesidad de implementar sistemas de gestión de calidad en la administración de Justicia, con eficiencia y eficacia, a fin de lograr los objetivos con los recursos disponibles y con la satisfacción de los ciudadanos usuarios.

En esa necesidad de instaurar e implementar una justicia de calidad, se llevó a cabo la Asamblea Plenaria de la XVI Cumbre Judicial Iberoamericana, del 25 al 27 de abril del año 2012 en la ciudad de Buenos Aires, en donde se emitió el “Decálogo Iberoamericano para una Justicia de Calidad”, que indicaba en su preámbulo que:

“la calidad de la justicia debe ser concebida como un eje transversal en el funcionamiento y organización de los Poderes Judiciales Iberoamericanos. Tiene que involucrar no sólo la satisfacción de las necesidades y expectativas de las personas usuarias en relación con el servicio público recibido, sino también incorporar la celeridad, la simplificación y la innovación de los procesos aprovechando eficientemente los recursos disponibles para la mejora continua de la gestión”.

Asimismo, en el indicado Preámbulo precisaba que el desarrollo de los sistemas de gestión integral de la calidad, representan un enorme desafío para poder fortalecer la justicia democrática que todos anhelamos, debiendo hacerse ello, dentro de un marco de respeto a los principios de independencia judicial, imparcialidad, principios de defensa y debido proceso, y de legalidad y legitimidad democrática.

Por lo tanto, y en observancia de todas las declaraciones mencionadas tanto a nivel nacional como a nivel de la región, tenemos pendiente en la agenda institucional la implementación de sistemas de gestión de calidad en el ámbito judicial, que sirvan para mejorar en forma efectiva el servicio judicial, tanto en tiempo de espera en la resolución de procesos, como en trato adecuado al usuario.

El caso de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte

En la Corte Superior de Justicia de Lima Norte el proceso para la obtención de esta certificación de calidad se inició el año pasado, con la emisión de la Resolución Administrativa N° 163-2017-CE-PJ por la cual se aprobó el Plan de Trabajo de los Sistemas de Gestión de Calidad (SGC) de la Unidad de Gestión de Despacho Judicial del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial. Con este marco legal, a finales del 2017, la Corte Superior de Justicia de Lima Norte logró implementar y poner en ejecución el Sistema de Gestión de Calidad bajo las normas ISO 9001:2015 en dos oficinas administrativas: la de Orientación Jurídica Gratuita al Usuario Judicial y la de Control Biométrico para Procesados y Condenados Libres.

Sin embargo, el certificado de calidad no sólo lo obtuvieron estas dos oficinas administrativas a finales del año pasado. También se logró obtener una certificación de calidad en el ámbito judicial.

Este proceso se inició en febrero del año pasado mediante la emisión de la Resolución Administrativa N° 142-2017-P-CSJLN/PJ por la cual se constituyó el equipo de trabajo para realizar los estudios preliminares para la implementación del Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001: 2015, en la Corte Superior.

Luego de este estudio preliminar, la atención de la Corte se centró en los procesos de alimentos en los juzgados de paz letrado, por ser de los más sensibles y porque representan el 11.7% de la carga procesal de la Corte. Las primeras evaluaciones indicaban que estos procesos tenían una duración promedio de 132 días, con tiempos máximos que podrían llegar hasta los 414 días de duración. Así, se llegó a la conclusión de que se podría reducir sustancialmente el tiempo para resolver los procesos de alimentos, no sólo involucrando a los integrantes del juzgado de paz letrado, sino también a todas las oficinas administrativas que estaban comprometidas con el funcionamiento del despacho judicial: las oficinas de logística, administración, servicios judiciales y la oficina de informática; ello porque el Sistema de Gestión de Calidad tiene una operatividad transversal, ya que el sistema debe funcionar coordinadamente entre todas las oficinas de la institución.

Posteriormente, el proyecto se sustentó ante la Unidad de Despacho Judicial, y con su apoyo se inició la implementación del ISO Judicial, a través de la Resolución Administración N° 391-2017-P-CSJLN/PJ, iniciándose el programa piloto en el Sexto Juzgado de Paz Letrado de Comas, a cargo de la jueza Inés Barrón Rodríguez. Es precisamente este juzgado el que logró la certificación de calidad en el ámbito judicial, reduciendo el plazo de demora de los procesos de alimentos de 132 días en promedio, a 35 días.

¿Es posible replicar la experiencia?

Una de las cosas en las que hizo énfasis el Presidente de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, Rubén Durán Huaringa, es en el trabajo coordinado entre las diferentes áreas de la Corte para lograr la certificación de calidad, sobretodo en el ámbito judicial. En palabras de su Presidente:

“…en el camino se ha tenido que concentrar actos procesales, replantear una visión normativista de la gestión judicial para resolver con prontitud, privilegiando principios procesales; cambiando fundamentalmente el enfoque de trabajo de los integrantes del Despacho Judicial, por el de trabajo en equipo”.[1]

Consideramos que además de lo señalado, es necesario tener voluntad de cambio por parte de los que dirigen las cortes superiores. En este caso, de los presidentes de corte. Si no existe un real compromiso con la implementación de cambios en los procesos, o con la implementación de políticas que signifiquen cambiar la forma en la que se venía trabajando para conseguir cambios sustanciales, no podrá replicar esta experiencia en otros juzgados de paz letrados de las cortes superiores de justicia. Esta primera experiencia de gestión de calidad podría ser adoptada por el Poder Judicial en su conjunto. Comenzar desde un tipo de procesos y un tipo de juzgados, tal como lo ha hecho Lima Norte: Procesos de alimentos en juzgados de paz letrado, e ir de a pocos. Podría comenzarse con las cortes superiores de Lima, y luego hacer un análisis para ver cuales otras podrían adoptar el sistema en provincias, en función a la carga procesal y el número de personal con que cuentan. Creemos que si se trata de un tema de eficiencia y eficacia en la reducción de los tiempos de los procesos y en la simplificación de los trámites, ésta es una alternativa de acción que se nos presenta y que no debería pasar desapercibida u olvidada como parte de una gestión.

(Foto: Agenciaorbita.org)

(Artículo publicado en el marco del “Proyecto: Promoción de la Transparencia y la Independencia en el sistema de justicia”, financiado por Hanns Seidel Stiftung).

[1] Véase: Discurso del Presidente de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte con ocasión de la entrega del certificado ISO 9001:2015.

Dejar una respuesta