Caso Ronald Gamarra: La inminente condena y el nuevo atentado contra la libertad de expresión

0
12632

 

Por: Paulo Chávez Zúñiga

 

Sin mayor problema podríamos decir que este no ha sido un buen año para la libertad de expresión. Las sentencias condenatorias dictadas contra los periodistas Fernando Valencia y Raffo León constituyen una lamentable muestra de graves afectaciones al ejercicio de la libertad de expresión en el Perú. Si bien en ambos casos la presión pública y de los medios de comunicación lograron revertir esas decisiones judiciales, ahora debemos informar que la denuncia presentada contra el abogado Ronald Gamarra Herrera está a punto de culminar con un nuevo atentado contra esa libertad de expresión, base de la democracia.

 

Ronald Gamarra, en su condición de columnista del semanario “Hildebrant en sus trece”, ha sido denunciado por la ex consejera del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) Luz Marina Guzmán, por presuntamente haber lesionado su honor y buena reputación a través de una publicación. Después de un largo proceso, el 35° Juzgado Penal de Lima –a cargo del juez Ángel Romaní Vivanco– ha llamado a lectura de sentencia contra Gamarra Herrera para el día martes 20 de diciembre. Habrá entonces condena.

 

La publicación que no le gustó a Luz Marina Guzmán.

A través una columna de opinión publicada el 20 de marzo del 2015, Ronald Gamarra en “Hildebrant en sus trece” bajo el título “FAVOR CON FAVOR SE PAGA. Un escandaloso trueque de servicios que salpica al Consejo Nacional de la Magistratura y –cuándo no– a la Fiscalía de la Nación”, daba cuenta del archivamiento de la investigación penal que el Ministerio Público seguía contra la ex consejera.

 

Gamarra señaló que “En junio de 2010 fue elegida como una de los tres representantes de los colegios profesionales del país en el Consejo Nacional de la Magistratura. En julio,  el JNE la proclamó como miembro titular del CNM. Al poco tiempo estalló el escándalo. Se habló de la falsificación de más de 400 firmas de profesionales adherentes en el proceso de inscripción y aval a su candidatura”. Algo que otros medios de comunicación también habían señalado.

 

Por estos hechos, Luz Guzmán fue denunciada ante el Ministerio Público, por la presunta comisión del delito contra la Fe Pública en agravio de la ONPE y del CNM, por las más de 400 firmas falsas. Se abrió una investigación en la 51º Fiscalía Provincial Penal de Lima, cuyo titular era la fiscal Mirtha Chenguayén Guevara. El columnista cuenta que Luz Guzmán, quien presidía la Comisión de Evaluación y Ratificación del CNM, evaluó a la fiscal Chenguayén, ratificándola en el cargo con su voto, el 13 de diciembre del 2011. Posterior a ello, cuestionablemente mediante una resolución de febrero del 2012 emitida por la misma fiscal, se archiva la investigación.

 

Sin embargo, lo mencionado no fue del agrado de la ex consejera. Es así que presenta una denuncia contra el columnista por la presunta comisión del delito de difamación agravada el 23 de abril de 2015, aperturándose un proceso penal.

 

Los hechos fueron investigados por el Congreso.

La participación de la ex consejera como presidenta de la Comisión Permanente de Evaluación y Ratificación en la ratificación de la fiscal Mirtha Chenguayén, quien tuvo a su cargo las investigaciones por la presunta imputación de la utilización de firmas falsas que pesaba en contra de Guzmán, y que semanas después resolvió el archivamiento de dicha investigación, no pasó por alto.

 

El Congreso de la República, en el marco de investigaciones por presuntas irregularidades y actos de corrupción en la Región Ancash, relacionado a presuntas mafias y crimen organizado, aprobó un Informe Preliminar en diciembre del 2014. Una parte de su Informe está dedicado a los hechos que involucran a Guzmán Díaz y a la Fiscal Chenguayén. Dichos actos han sido ratificados en el Informe Final de agosto del 2015 de dicha Comisión, señalando que con el voto de Luz Guzmán se ratificó a la fiscal, y que “mes y medio después sintomáticamente, la fiscal Chenguayén Guevara archivó la investigación seguida contra la consejera Guzmán Díaz (página 1050 del Informe Final)”.

 

No se invadió la esfera privada.

Entre otros aspectos de la denuncia interpuesta por la ex consejera, se precisa, sobre Ronald Gamarra, que “intenta confundir a la opinión pública con hechos inexistentes creando situaciones imprecisas, infiriendo que la recurrente se habría aprovechado del cargo para obtener un beneficio personal respecto a una investigación fiscal seguida en mi contra…”.

 

De igual forma,  sostiene que:

“… el querellado (Ronald Gamarra) con un evidente animus difamandi ha expresado una serie de hechos falsos y ofensas que atentan contra mi honor y mi buena reputación, con la finalidad de crearme una imagen negativa ante la opinión pública, todo esto tal vez con la intención de que se me pueda separar del cargo. Lo peor de todo esto señor juez es que el querellado aduce arteramente que tanto el recurrente como la fiscal que tuvo a cargo una investigación en mi contra habríamos estado en contubernio y nos habríamos coludido malévolamente para beneficiarnos mutuamente…”.

 

En esa medida, la información publicada en el artículo de opinión “FAVOR CON FAVOR SE PAGA”, de Ronald Gamarra, referida a la investigación seguida contra la ex consejera Luz Guzmán por supuestamente estar involucrada con la falsificación de más de 400 firmas falsas usadas para su nombramiento, ha sido un hecho notoriamente público. Diversos medios de comunicación lo difundieron. Más aún, teniéndose en cuenta que Guzmán ya era funcionaria pública al ser parte del CNM. En ese sentido, en ningún momento se uso información relativa a su vida privada.

 

Debe recordarse que como funcionaria pública está sometida a críticas incluso de grueso calibre. Eso es propio de la vida pública. Por la naturaleza de estos cargos siempre o casi siempre todo funcionario está expuesto a críticas y cuestionamientos.

 

Una inminente condena.

El proceso seguido contra Ronald Gamarra está a punto de culminar, nada más y nada menos, que con una  sentencia condenatoria en su contra. Las cartas ya están echadas. El 35º Juzgado Penal de Lima notificó que este 20 de diciembre se llevará a cabo la lectura de sentencia. Solo queda esperar la decisión que emita el órgano jurisdiccional. Y, en esa medida, evaluarse el planteamiento de un recurso judicial.

(Foto: La República)

Dejar una respuesta