¿Cómo elegir a los jueces y juezas que harán frente a la mega corrupción?

0
61

Por: Cruz Silva Del Carpio

El Poder Judicial ha señalado que dará a conocer los nombres de los 14 jueces y juezas que integran el Nuevo Sistema Anticorrupción, encargado de procesar los casos relacionados a la corrupción del caso Odebrecht y otras empresas brasileras; es decir, casos de corrupción que involucran a tres periodos de gobierno presidencial.

La Lista, según ha indicado el Presidente del Poder Judicial, ha sido elaborada originalmente por la jueza Coordinadora del sistema, la Dra. Susana Castañeda Otsu, quien la ha puesto en su conocimiento para su observación, luego de lo cual sería presentada al Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, instancia que representando a cada uno de los estamentos de la judicatura, la aprobaría. Se ha tenido en cuenta para la formación de la lista, según se nos ha indicado, el récord disciplinario, los currículos vitae, las capacitaciones, entre otros.

A su vez, la lista no ha sido compartida previamente a la sociedad civil, ni se han hecho públicos todos los criterios de elección ni las etapas de dicho proceso. La posibilidad de la presentación de observaciones, justificadas y de todo calibre, a los posibles magistrados del sistema anticorrupción, ha sido un recurso importante, ganado a lo largo de la historia de los procesos de selección de magistrados. Actualmente está reglamentado un período de tachas, por ejemplo, en los concursos ante el Consejo Nacional de la Magistratura, y aunque en ese caso la garantía de independencia del ente evaluador es el problema, lo cierto es que formalmente la etapa de tachas existe, y eso es bueno. Pero, además de la posibilidad de alcanzar a quienes eligen a los magistrados los cuestionamientos de los posibles nombrados (sea en forma de tachas u otra), la participación de la sociedad en la elección crea una mejor y necesaria legitimidad del nuevo sistema frente a los ciudadanos.

Ambos, transparencia del proceso de elección y mayor legitimidad, son elementos esenciales sobre todo hoy, que estamos frente a la conformación del sistema judicial que enfrentará a la mega corrupción relacionada a dos actores muy peligrosos: el dinero (teniendo en cuenta la fuerza de las empresas transnacionales involucradas) y el poder e influencia política (teniendo en cuenta que fueron los partidos políticos y sus gobiernos en el poder los involucrados).

 

¿Qué criterios deben conducir la elección de los jueces y juezas que juzgarán, el dinero y el poder político, involucrados en los casos de corrupción que involucra a Odebrecht y otras empresas?

El Presidente del Poder Judicial, así como la Coordinadora del nuevo sistema anticorrupción, han señalado que no existen motivos para desconfiar en la idoneidad de la lista final. Y así pareciera ser.

No obstante, es urgente hacer hincapié en las condiciones que desde sociedad civil era ideal se produjeran, además de recordar los principios y criterios de elección que se desprenden de diversas normas nacionales y estándares internacionales en la selección de magistrados; criterios que tratándose de quienes procesarán causas de megacorrupción, son imprescindibles tener en cuenta y en diversas proporciones.

La actual Ley de la Carrera Judicial N° 29277, la Constitución Política del Perú, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y los Principios Básicos relativos a la independencia de la judicatura de Naciones Unidas, entre otros, presentan una serie de principios y normas para la selección de los magistrados. En resumen, puede señalarse que esos criterios nos llevan a tener en cuenta:

  1. Un evaluador independiente e imparcial.
  2. Un proceso de selección con criterios objetivos, para que el nombramiento se base en el mérito y no en prejuicios, predilecciones u otras subjetividades. Para ello también es clave la transparencia y la publicidad.
  3. Que los méritos no solo sean una suma matemática de actividades y capacitaciones, sino también, una evaluación de las cualidades y principios de actuación del postulante.
  4. Que el juez o jueza elegida dé total apariencia de independencia e imparcialidad. Éste, es uno de los criterios centrales. Para ello, es imprescindible conocer y tener en cuenta para la no elección la existencia o no de redes políticas o de algún otro tipo de interés particular que pueda alcanzarles.
  5. El análisis de las sentencias y la actuación previa: no impunidad en los casos juzgados, decisiones debidamente motivadas, transparencia. “Por sus sentencias (previas) los conoceréis”, y no luego de ser nombrados.
  6. Un particular conocimiento y manejo de la especialidad penal de las causas que procesarán (idoneidad).
  7. Actuación previa en la materia del nuevo sistema anticorrupción. La idoneidad para el cargo puede medirse de diversas maneras, siendo relevante, por ejemplo, además del récord disciplinario, la actuación demostrada en la materia que procesará el nuevo sistema. En ese sentido, cabe la pregunta de si serán tomados en cuenta magistrados como el juez Concepción Carhuancho.
  8. Reconocida trayectoria y honestidad en el desempeño jurisdiccional previo.
  9. Paridad entre hombres y mujeres.

Sin duda, se espera que la lista de los 14 elegidos y elegidas cumpla a cabalidad con todos estos requisitos. El Presidente del Poder Judicial ha señalado su interés en que así sea, y que reformulará en todo caso si es que hay que hacerlo esa composición.

El sistema judicial que juzgará a la megacorrupción en ese sentido debe garantizar todas esas condiciones, más aún, por las desconfianzas históricas ciudadanas al sistema de justicia, la independencia político partidaria, para que al final las buenas intenciones y correctas acciones no se terminen estrellando.

Usted puede ver la lista de los 14 magistrados y magistradas, publicada el jueves 09 de febrero, AQUÍ.

(Foto: Correo.pe)

Dejar una respuesta