Demora injustificable: CNM no define si abre o no procedimiento disciplinario por caso de trata

0
592

 

Por: Cruz Silva Del Carpio

 

El año pasado, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema que entonces estuviera presidida por Javier Villa Stein, fue denunciada ante el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Promsex es una de las instituciones que indicó con claridad las razones por las que la decisión recaída en el Expediente Nº 2349-2014 Madre de Dios entrañaba una muy seria y grave inconducta funcional que debía ser investigada. El CNM, presidido (como hasta ahora) por Guido Águila, abrió investigación preliminar, e indicó que la decisión de abrir o no un procedimiento disciplinario estaría a fines de febrero. Algo que no ha ocurrido (vea el comunicado de PROMSEX, del 2 de marzo, aquí).

(…) en setiembre del año pasado, la Sala Permanente de la Corte Suprema, presidida por el juez Javier Villa Stein, declaró improcedente el recurso de nulidad a la absolución de Elsa Cjuno Huillca, propietaria de un bar en el sector minero de Mazuko, por el delito de trata de personas.

Según la acusación fiscal, en el 2008, una menor de 14 años fue captada por Cjuno Huillca y conducida al sector minero en la localidad Manuani -para trabajar acompañando a clientes de un bar, siendo obligada a beber alcohol en jornadas de 10 hasta 23 horas.” (El Comercio, 11/01/ 2017)[1]

La otra cara de la independencia judicial es una gran responsabilidad. Más aún cuando las decisiones de los operadores de justicia impactan en personas que se encuentran en particular situación de vulnerabilidad. El caso por el que se pide investigar a la Sala está relacionado a la trata de personas, concretamente de una menor de edad que estaba expuesta a explotación sexual. Siendo así las cosas, las decisiones del sistema de justicia que no las investiguen y expliquen debidamente sus decisiones darán, lamentablemente, la sensación de impunidad y un peligroso mensaje a quienes serán en un futuro investigados por estos delitos. Por ello es urgente que el CNM defina de una vez.

 

Lo que dijo Águila

“Creo yo que en los próximos días, antes de que culmine la gestión [28 de febrero], debe haber un pronunciamiento al respecto [sobre el caso de Javier Villa Stein]”, señaló el cuestionado presidente a El Comercio el 11 de enero, y le indicó a la par que ya se habían realizado visitas a la fiscalía de Madre de Dios y que se había recabado información. Han pasado más de dos meses de esa declaración. [2]

La decisión del CNM de abrir investigación preliminar a la Sala del fallo, integrada por Rodríguez, Pariona, Hinostroza, Neyra y Villa (entonces presidente de la Sala y ponente del caso), fue el 19 de septiembre del 2016. Según el reglamento de procedimientos disciplinarios del Consejo (Resolución Nº 248-2016-CNM), en la investigación preliminar se siguen estos plazos:

  • La investigación preliminar dura máximo 45 días (que cuentan desde la notificación al investigado), prorrogables por otros 45 días solo por causa justificable (artículo 61).
  • Hasta antes de abrir procedimiento disciplinario, la investigación preliminar puede ampliarse por “incorporación de otras circunstancias u autores del mismo hecho”. Esta ampliación debe ser notificada al investigado para que en máximo de 10 días informe lo que crea conveniente (artículo 62).

Es decir, el tiempo para que el Pleno del CNM decida, en base al informe de la Comisión Permanente de Procedimientos Disciplinarios (integrada por los consejeros Velásquez –Presidente–, Aragón y Noguera), si abre o no procedimiento disciplinario luego de todo lo analizado en la investigación preliminar, ya ha concluido. Y a pesar de una promesa de Águila, presidente del Consejo, aun no hay decisión (o, en el mejor de los casos, no es pública).

El plazo no es el único problema. También lo es el criterio que el Presidente del CNM habría esbozado sobre cuándo abrir un procedimiento disciplinario:

“… el titular del CNM indicó que para iniciar un procedimiento disciplinario contra jueces supremos debe haber la certeza de que la falta es merecedora de la destitución. “Si vemos que es una sanción menor, como la suspensión, nosotros no iniciamos procedimiento porque no somos competentes”, refirió.” (El Comercio, 11/01/2017)

Si ello es así, entonces Águila se equivoca cuando indica que es necesaria la certeza de que la sanción correspondiente sea la destitución, a fin de abrir o no procedimiento. Y ello, porque es justamente en el procedimiento disciplinario donde se da ese debate, a partir de las intervenciones y fundamentación que los denunciantes expongan para sustentar el pedido de sanción que se ha presentado. Hay diversos factores y argumentos según el caso concreto por los que se justificaría, y es justamente eso lo que se debate en el procedimiento disciplinario: el cargo (¿supremo?, ¿superior?, ¿presidente de sala?), la responsabilidad del magistrado (¿ponente?), gravedad del delito, impacto social de la decisión judicial, mensaje a otros presuntos investigados, impacto en la legitimidad de la administración de justicia, nivel de perjuicio a las reglas de la debida motivación, entre otros. Luego de ese debate es que se tiene la certeza o no de la imposición de la sanción, o hasta incluso la existencia de una inconducta funcional, debidamente fundamentada.

Sobre los investigados, hay que señalar que no cabría en principio preocupación de que la renuncia de Javier Villa Stein lo exima de toda investigación, ya que eso está prohibido expresamente en el reglamento y así también lo ha hecho el CNM en oportunidades anteriores. Sobre Javier Villa Stein, es preciso decir que no es la primera vez que se encuentra cuestionado por fallos relacionados a delitos que involucran menores de edad (otro fallo que se le cuestionó en el pasado fue el de una violación sexual de menor de edad en Cusco, resuelto el 17 de junio del 2004 y por el que se declaró la nulidad de la sentencia condenatoria).

Urge que el CNM cumpla los plazos de su reglamento y, todo indica, se pronuncie a favor de la apertura del procedimiento disciplinario para esclarecer la denuncia. Algunos de los cuestionamientos que se han señalado a dicho fallo son:

La Comisión Multisectorial de Naturaleza Permanente contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes expresó su preocupación por el fallo emitido por la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia presidida por Javier Villa Stein en un caso de trata de personas, y consideró como un retroceso frente a los esfuerzos del Perú para enfrentar este flagelo. (…)

Dama de compañía. “La Sala Penal Permanente también indica que “el trabajo como “dama de compañía” por más de doce horas al día y con ingesta de alcohol no constituye un supuesto de explotación laboral, debido a que esta actividad no agota la fuerza física de las víctimas”. Estas afirmaciones contravienen el marco normativo vigente y dejan en desprotección a las víctimas”, dice el comunicado de la comisión.

Trata de personas. La comisión también recuerda que la sentencia de la sala Villa Stein señala que “para la existencia de un caso de trata de personas es necesario que se concretice la explotación de la víctima”. “Sin embargo, la normativa y la doctrina de trata de personas enfatizan que este delito solo requiere la captación o el traslado o la acogida de la víctima, lo cual -acorde a los hechos narrados- aconteció en el caso”, aclara el comunicado.

La comisión multisectorial está integrada por los ministerios de la Mujer y Poblaciones Vulnerables; de Salud; de Justicia y Derechos Humanos; de Educación; de Trabajo y Promoción del Empleo; de Relaciones Exteriores; de Comercio Exterior y Turismo; y de Transportes y Comunicaciones; así como el Instituto de Nacional de Estadística e Informática, el Ministerio Público, el Poder Judicial y la Defensoría del Pueblo.” (RPP.pe, del 16 de septiembre del 2016)[3]

““Habría que preguntarse qué pasó finalmente con la adolescente porque este hecho pasó 8 años y el Poder Judicial se ha demorado 8 años en emitir una sentencia definitiva, que finalmente es una alabanza a la impunidad.  Eso es absolutamente inadmisible”, expresó.

“Este fallo lanza un salvavidas a cuántos tratantes de personas de Madre de Dios y no solo de aquí, porque pone la consideración probatoria tan alta y hace unos fundamentos tan increíbles que en realidad pocos serían los tratantes que eventualmente sean condenados en el Perú”, finalizó.” Ronald Gamarra en ideeleradio, el 12 de septiembre del 2016[4].

 

“El Ministerio de la Mujer (MIM), como se recuerda, también se pronunció indicando que se trata de una decisión judicial “nociva” que afecta los derechos fundamentales.

La fiscal provincial Miluska Romero Pacheco, encargada de ver estos casos, ya había advertido que la polémica sentencia podría afectar cerca de 200 casos y catorce sentencias.” (Correo, 20 de septiembre del 2016)[5]

 

La Comisión de Procedimientos Disciplinarios y el Pleno del CNM, en el que ya dos consejeros se han abstenido por haber sostenido una relación laboral en el pasado, tienen la palabra.

(Foto: La República)

[1] http://elcomercio.pe/politica/justicia/cnm-caso-javier-villa-stein-se-definira-finales-febrero-noticia-1959760

[2] http://elcomercio.pe/politica/justicia/cnm-caso-javier-villa-stein-se-definira-finales-febrero-noticia-1959760

[3] http://rpp.pe/politica/gobierno/comision-multisectorian-contra-la-trata-de-personas-y-el-trafico-ilicito-de-migrantes-noticia-995488

[4] http://www.ideeleradio.org.pe/lo-ultimo/gamarra-cnm-debe-investigar-a-villa-stein-por-actuacion-en-caso-de-trata-de-menores/

[5] http://diariocorreo.pe/politica/el-cnm-investiga-a-la-sala-penal-de-villa-stein-699339/

Dejar una respuesta