La actividad informativa del INGEMMET respecto a las comunidades campesinas

0
144

 

Por: José Bayardo Chata[1]

 

El Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (INGEMMET) es un Organismo Público Técnico Descentralizado que forma parte del Ministerio de Energía y Minas, cuyo trabajo está dirigido a la obtención, administración y difusión eficiente de la información geocientífica y la relacionada a la geología básica, los recursos del subsuelo, los riesgos geológicos y el geoambiente, siendo también encargado de la conducción del Procedimiento Ordinario Minero, incluyendo la recepción de petitorios, el otorgamiento de concesiones mineras y su extinción, sistematizando información georeferenciada mediante el Catastro Minero Nacional, así como la administración y distribución del Derecho de Vigencia y Penalidad.[2]

En esa misma línea, la misión que contempla el INGEMMET indica que su trabajo se orienta a “coadyuvar al desarrollo económico del país, promoviendo el aprovechamiento sostenible del territorio y de sus recursos mineros y energéticos; (…) garantizando la calidad, celeridad, transparencia y seguridad jurídica en el otorgamiento de las concesiones mineras”[3].

En mérito al desarrollo de su trabajo, el INGEMMET ha sido premiado por el Estado. Por ejemplo, en el 2012 logró el primer lugar en su categoría, Transparencia y Acceso a la Información, reconocimiento que se basa en el uso de los sistemas informativos denominados GEOCATMIN (Sistema Geológico Catastral Minero) y SIDEMCAT (Sistema de Derechos Mineros y Catastro)  y como difusor de la información que la institución administra y que contiene más de 100 capas de información geológica y catastral minera en tiempo real y en línea. Asimismo, al término de la Conferencia Buenas Prácticas en Gestión de la Geo-Información y Presentación del Nodo Nacional de la Infraestructura de Datos Espaciales del Perú (IDEP) 2015, organizado por la Oficina Nacional de Gobierno Electrónico e Informática ONGEI, se le entregó el Premio “Buenas Prácticas en Gestión de Geo Información 2015”, en la categoría Gestión de Metadatos[4].

Sin embargo, pese a todas las menciones dichas líneas arriba que lo distinguen como entidad que maneja y –sobre todo– que difunde información transparente, las comunidades campesinas a nivel nacional tendrían una opinión muy distinta, por dos puntos principalmente.

Para empezar, en el Perú la dación de concesiones mineras se enfocan en el ámbito rural, por lo que éstas involucran, principalmente, territorios de comunidades campesinas, al darse la sobreposición del derecho de concesión al derecho de propiedad de estos pueblos indígenas. Entonces, siendo estos pueblos en su mayoría directos afectados con estas concesiones, la página web del INGEMMET maneja un contenido que poco o nada tiene que ofrecer, en cuanto a acceso a información, transparencia y seguridad jurídica en el otorgamiento de concesiones mineras, en lo que a las comunidades campesinas atañe. Esto, básicamente porque la base de datos GEOCATMIN y SIDEMCAT sólo son asequibles desde un computador conectado a internet, servicio inexistente en comunidades campesinas, no siendo una práctica usual en ellas el ingreso a internet en general; resultando, entonces, inútil para la comunidades el despliegue de tanta información a la que difícilmente pueden acceder. Y en el supuesto de que alguna comunidad lograse ingresar a un computador con internet, el manejo en los comandos del software supondría un obstáculo todavía mayor, ya que el contenido de esta página sólo puede ser operado por una persona familiarizada con el manejo del sistema del GEOCATMIN y del SIDEMCAT, y si no es así, en vano sería el ingreso a esta plataforma virtual sin un adiestramiento necesario, con lo que las comunidades campesinas continúan en situación de desventaja.

Y, segundo, que según el procedimiento ordinario minero[5], luego de presentado el petitorio minero, el INGEMMET ordena posteriormente al interesado cumplir con las publicaciones a través de avisos en diario local y en el diario oficial, dándose cuenta de esto a dicha entidad, “cumpliéndose” de esta forma con las notificaciones a todo aquel que pudiese verse afectado con el otorgamiento de la concesión minera, en este caso, se efectúa con la notificación a las comunidades campesinas que su derecho de propiedad superficial se está viendo afectado y puedan actuar si lo estimasen.

La forma de realizar estos avisos corre la misma suerte que la página web de INGEMMET, quedándose en insuficiente e inaccesible para las comunidades campesinas. En estos avisos sobre la ubicación del denuncio minero, se limitan a indicar la región, provincia y distrito, marcando las coordenadas UTM en las que se sitúa la cuadrícula denunciada, no figurando en ninguna parte qué comunidad o comunidades se ven involucradas en el petitorio minero. Aparte, los diarios no tienen cobertura en el ámbito rural, es decir, no alcanzan a llegar a las mismas comunidades campesinas para que tomen conocimiento.

No cumpliéndose con ninguno de estos dos aspectos de brindar información cabal, oportuna y transparente a las comunidades campesinas, éstas quedan en indefensión absoluta, atentándose con el derecho a defensa y al debido proceso en el ámbito administrativo.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos decir que el servicio de acceso a la información y trasparencia que brinda el INGEMMET estaría muy lejos de ser verdadero merecedor de algún estímulo o galardón. Contar con una enorme base de datos y que a ella no puedan llegar los sectores necesariamente involucrados con el otorgamiento de concesiones mineras, como lo son los pueblos indígenas, no hace más que consolidar una gran quimera informática que no está dirigida a quienes deben estar informados.

(Foto: Internet)

[1] Derechos Humanos y Medio Ambiente – Puno.

[2] Decreto Supremo Nº 035-2007-EM.

[3] http://www.ingemmet.gob.pe/

[4] http://www.rumbominero.com/

[5] Decreto Supremo Nº 014-92-EM, que aprueba el Texto Único Ordenado de la Ley General de Minería.

Dejar una respuesta