La Casación 626-2013 Moquegua: un resumen de todos sus fundamentos

0
130

 

Por: Fabiola Franceza Omonte

 

En la audiencia de apelación realizada el lunes pasado con el propósito de discutir la prisión preventiva dictada contra Ollanta Humala y Nadine Heredia, la fuente de derecho más citada por las partes fue la Casación N° 626-2013 Moquegua. No solo fue invocada en reiteradas ocasiones tanto por el fiscal Rafael Vela como por los abogados de los procesados, sino que unos y otros se acusaron de no conocer, e incluso, de no haber leído la mencionada casación.

La importancia de la Casación N° 626-2013 Moquegua, que establece jurisprudencia vinculante sobre la audiencia, motivación y elementos de la prisión preventiva, no es menor. De hecho, desde que fue publicada en febrero del año pasado, ha sido reconocida como una medida positiva por diversas instituciones que permanentemente monitorean la situación de la prisión preventiva en el Perú y la región (el IDL, entre ellas). Y en esa misma línea, este año ha sido destacada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como un “avance significativo a fin de garantizar la excepcionalidad del uso de la prisión preventiva” (ver Comunicado de Prensa 29/17).

Por esta razón y, mientras se espera conocer la decisión de la Segunda Sala Penal de Apelaciones Nacional (que podría confirmar o revocar la resolución del juez Concepción Carhuancho, quien dictó 18 meses de prisión preventiva para la pareja ex presidencial), compartimos el siguiente cuadro, que ha sido elaborado por el área de Justicia Previa al Juicio del IDL y que contiene un resumen de todos los criterios (vinculantes y no vinculantes) de la Casación N° 626-2013 Moquegua.

 

Fundamentos vinculantes y no vinculantes de la Casación N° 626-2013 Moquegua

SOBRE EL REQUERIMIENTO, AUDIENCIA Y AUTO DE PRISIÓN PREVENTIVA
Fundamentos no vinculantes

Fundamentos vinculantes

• Para tomar una decisión, el juez debe cumplir una función activa en la audiencia de prisión preventiva, esto es, buscar la mayor información y de la mejor calidad.

 

• Una buena práctica a seguir en la audiencia de prisión preventiva y que asegurará que el juez esté en las mejores condiciones para tomar una decisión, es que la argumentación de los presupuestos del artículo 268 del Nuevo Código Procesal Penal (NCPP) se haga presupuesto por presupuesto, de modo que solo se pase al siguiente punto una vez que las partes hayan expuestos sus argumentos y contraargumentos, y que el juez haya tenido la posibilidad de hacer preguntas al respecto.

 

• Primero se abordará el primer presupuesto. El fiscal debe relatar los hechos y la intervención del imputado sobre la base de los elementos materiales obtenidos. Luego, la defensa expondrá lo necesario.

 

• En este punto, la función del juez es realizar la audiencia, captar la información y expedir la resolución, de manera oral y escrita.

 

• Su labor de dirección es central, y por lo tanto, debe controlar los tiempos, focalizar que las partes se refieran a un tema específico y evitar que se discutan derechos que no correspondan a la naturaleza de la audiencia. Además debe controlar que ante la argumentación de cada presupuesto haya contradicción, porque solo así la contraparte podrá recordar y refutar lo que se acaba de argumentar. En ese sentido, el juez debe proveer garantías pero también eficiencia.

 

• Agotada la discusión sobre el primer presupuesto, y habiendo el juez captado la información que requiere, indicará a el fiscal que continúe con la argumentación del segundo presupuesto, bajo los mismos términos.

 

• En la discusión del tercer presupuesto, el fiscal debe especificar los elementos de peligro procesal que alegue. Y tras la réplica de la defensa, el juez estará en mejores condiciones de determinar cuál es la magnitud del peligro procesal.

 

• Finalmente, se fundamentará la proporcionalidad, la magnitud del peligro procesal acreditado y la duración de la medida.

 

• El fiscal debe fundamentar por qué es idónea, necesaria y proporcional en sentido estricto, de conformidad con el artículo 122 del NCPP, tanto en su requerimiento escrito como en sus alegaciones orales. La defensa podrá cuestionarlo.

 

• Al tratarse de una decisión jurisdiccional que afecta derechos fundamentales, la motivación debe ser estricta y debe cumplirse en todos los actos antes señalados.

 

• La motivación debe incluir a) comprensión del problema y lenguaje claro y accesible; b) reglas de la lógica y argumentación; c) congruencia; y d) fundamentación jurídica, doctrinaria y jurisprudencial.

 

• El uso inmotivado de la prisión preventiva debe ser perseguido y sancionado mediante procesos disciplinarios y en su caso, procesos penales.

• La audiencia de prisión preventiva se dividirá necesariamente en cinco partes, de modo que se aborden i) primer presupuesto; ii) segundo presupuesto; iii) tercer presupuesto; iv) proporcionalidad; y v) duración de la medida. Se ejercerá contradicción punto por punto y solo agotado un tema, se pasará al siguiente. Esto posibilitará que el juez analice y resuelva cada uno.

 

• El fiscal debe comprender cada uno de estos aspectos en su requerimiento escrito, fundamentando cada extremo exhaustivamente. Esto posibilitara que la defensa los examine antes de la audiencia, se prepare y pueda pronunciarse sobre estos.

 

(Fundamento 24)

SOBRE EL PRIMER PRESUPUESTO: LOS FUNDADOS Y GRAVES ELEMENTOS DE CONVICCIÓN

Fundamentos no vinculantes

Fundamentos vinculantes

• Debe acreditarse mediante datos objetivos que cada uno de los aspectos de la imputación tiene una posibilidad de ser cierta.

 

No se exige que se tenga certeza sobre la imputación, solo que exista un alto grado de probabilidad de la ocurrencia de los hechos, mayor al que se obtendría al formalizar la investigación preparatoria; esto, sobre la base de toda la información oralizada y acopiada hasta ese momento (primeros recaudos).

 

Sobre los actos de investigación se debe realizar un análisis de suficiencia similar al que se hace en la etapa intermedia. Los actos de investigación se deben evaluar individualmente y en su conjunto, extrayendo su fiabilidad y aporte, a efectos de concluir si es que la probabilidad sobre el hecho es positiva. Si el fiscal se basa en prueba indiciaria, deben cumplirse los criterios contenidos en la Ejecutoria Vinculante recaída en el Recurso de Nulidad N° 1912-2009-Piura, del 6 de setiembre de 2005.

• El fiscal debe sustentar claramente su aspecto fáctico y su acreditación, para que la defensa pueda allanarse o refutarlo, argumentando irresponsabilidad, causa de justificación, inculpabilidad, error, etc. El juez deberá valorar ambos argumentos, pronunciarse, y si este último está sólidamente fundamentado, hará decaer el fumus delicti commisi.

 

(Fundamentos 27, 28 y 29)

SOBRE EL SEGUNDO PRESUPUESTO: LA PROGNOSIS DE LA PENA

Fundamentos no vinculantes

Fundamentos vinculantes

• El análisis sobre la posible pena a imponerse no solo debe atender a la pena legal fijada, sino que debe considerar los principios de lesividad y proporcionalidad –previstos en los artículos IV y VIII del Título Preliminar del NCPP–, así como las diversas circunstancias, que podrían influir sobre la determinación de la pena final, que no necesariamente será la máxima fijada por ley.

 

 

• La determinación de la pena debe considerar tres factores: a) circunstancias generales atenuantes y agravantes; b) causales de disminución o agravación de la punición; y c) la regla del artículo 45 del NCPP y las fórmulas de derecho premial. Este listado no es taxativo, por lo que el juez puede considerar otra circunstancia que modifique la pena, siempre que lo justifique en la resolución.

 

• Es desproporcional dictar prisión preventiva a quien sería sancionado con una pena privativa de libertad suspendida, posibilidad prevista para aquellos casos en que la pena establecida es menor de cuatro años y no haya proclividad a la comisión de delitos.

 

(Fundamentos 31 y 32)

SOBRE EL TERCER PRESUPUESTO: LOS ELEMENTOS DEL PELIGRO DE FUGA

Fundamentos no vinculantes

Fundamentos vinculantes

• El peligro procesal es el presupuesto más importante y la razón por la que se dicta la prisión preventiva.

 

• La Corte Interamericana ha señalado que el peligro procesal no se presume, sino que debe realizarse la verificación en cada asunto, fundado en circunstancias objetivas y ciertas del caso concreto.

 

• El artículo 269 del NCPP establece una serie de criterios no taxativos que debe evaluar el juez de la investigación preparatoria para determinar la existencia de peligro de fuga.

 
El arraigo

• Toda vez que los criterios para establecer el peligro procesal no son taxativos, tampoco lo son los del arraigo.

 

• Las especies de arraigo (familiar, laboral, posesión y titularidad de bienes) son criterios que desincentivan la fuga del imputado. Sin embargo, su ausencia también permite valorar, con otros factores, el peligro de fuga.

 

• No existe ninguna razón jurídica para entender que la presencia de algún tipo de arraigo (criterio no taxativo) descarta, a priori, la utilización de la prisión preventiva.

 

• La sola inexistencia de arraigo tampoco genera la aplicación automática de la prisión preventiva, sobre todo cuando existen otras medidas que pudieran cumplir estos fines. Por eso, este requisito debe valorarse en conjunto con otros para establecer si es que en un caso concreto existe o no peligro de fuga.

 

(Fundamentos 39 y 40)

La gravedad de la pena

• A diferencia del arraigo, no es un elemento de proporcionalidad, sino un dato objetivo que se basa en una máxima de la experiencia: que por temor ante una posible condena y aplicación de una pena grave, el imputado se fugue.

 

• La sola presunción de fuga  no puede sustentar un pedido de prisión preventiva.

 

• De la gravedad de la pena solo se obtiene un dato sobre el peligro de fuga, que debe ser valorado en conjunto con otros requisitos que también lo sustenten.

 

(Fundamento 43)

La magnitud del daño causado

• No puede entenderse que la primera parte de este criterio –la magnitud del daño causado– hace referencia a la forma de realización del delito ni a la reacción que el delito produce en la sociedad.

 

• Tampoco puede entenderse que hace referencia a la reparación civil, la cual no tiene nada que ver con el peligro procesal.

 

 

• La única forma de interpretación no lesiva a los derechos del imputado es la que entiende que la magnitud del daño causado hace referencia a la gravedad del delito, vinculado a las circunstancias que agravarían la pena a imponer.

 

• La redacción de la segunda parte de este criterio  –la ausencia de una actitud voluntaria del imputado para repararlo–, sugiere que no estamos ante circunstancias del hecho, sino ante un criterio de reparación civil inaceptable.

 

• La reparación del agraviado poco tiene que ver con el peligro procesal. Sin embargo, atendiendo a una correcta interpretación, la actitud del imputado luego de cometido el delito es un aspecto que ayudará a acreditar su buena conducta en el proceso penal.

 

(Fundamentos 48, 49 y 50)

Comportamiento procesal

• Es uno de los criterios más importantes pues permite hacer una efectiva prognosis de la probabilidad de fuga del imputado sobre la base de la conducta que ha manifestado a lo largo de la investigación u otras etapas que están ligadas a la huida o intento de fuga.

 

• También se deben analizar las conductas fuera del tipo penal que ocurren con inmediatez al hecho; por ejemplo, de la persona que, consciente de ello, fuga del lugar de los hechos luego de cometer el delito.

 

• Que en el caso concreto el imputado haya intentado modificar la escena del crimen para simular que se cometió un delito distinto es un hecho que constituye un elemento de peligro de obstaculización probatoria y que debe valorarse en conjunto con los demás requisitos. No constituye un elemento de peligro de fuga.

 

• Para determinar este criterio, es inadmisible considerar la actitud legítima adoptada por el procesado en ejercicio de algún derecho que el ordenamiento le ha reconocido; por ejemplo, el no confesar el delito atribuido no puede ser considerado como un mal comportamiento procesal.

 

• La segunda parte de este criterio –comportamiento en un procedimiento anterior– deber ser analizada con mayor rigurosidad, pues se analiza un comportamiento anterior y lejano, que debe ser evaluado  con otros criterios del peligro de fuga.

 

• El solo hecho de que en un anterior proceso se haya otorgado prisión preventiva al imputado, no autoriza al juez a imponer prisión preventiva en el actual proceso.

 

(Fundamentos 53 y 54)

La pertenencia a una organización criminal

• Como señala la circular R.A. N° 325-2011-P-PJ, la pertenencia de un imputado a una organización criminal es un criterio clave para determinar la existencia de un serio peligro procesal, tanto en el ámbito de la fuga como en el de la obstaculización probatoria.

 

• Las estructuras organizadas tienden a generar estrategias y métodos para favorecer la fuga de sus pares y para contribuir en la obstaculización probatoria. De ahí que en ciertos casos solo baste la gravedad de la pena y este criterio para imponer prisión preventiva.

 

• Para que se acredite la pertenencia a una organización criminal no basta indicar que existe una organización criminal, sino sus componentes (organización, permanencia, pluralidad de imputados e intención criminal) y la vinculación del procesado. Además, es necesario fundamentar qué peligro procesal se configuraría al pertenecer a dicha organización criminal.

 

(Fundamento 58)

SOBRE EL CASO CONCRETO

Fundamentos no vinculantes

Fundamentos vinculantes

• El hecho que el juez deba tomar una decisión adecuada fáctica y jurídicamente sobre la base de lo actuado y contradicho en la audiencia no colisiona con la comprobación de su autenticidad a partir de la información existente en el expediente judicial. Ello no vulnera su imparcialidad ni el principio de contradicción, pues la información era de conocimiento del fiscal, ha sido discutida en la audiencia y  no fue incorporada unilateralmente por el juez.

 

• Cuando el juez obtiene información del expediente judicial para verificar el dicho del imputado es porque le compete hacerlo, por lo que no se ha vulnerado ningún derecho ni principio, especialmente si el fiscal tuvo la oportunidad de controvertirlo y no lo hizo.

 

• Los requerimientos de prisión preventiva deben ser motivados fática y jurídicamente. En el caso concreto, el fiscal no cumplió con dicho deber de motivación porque en su requerimiento escrito de prisión preventiva, para demostrar la existencia del primer presupuesto, solo relató los hechos imputados sin ligar separadamente, por cada uno, los elementos de convicción que lo sustentaría. Tampoco indicó separadamente los dispositivos legales, incisos y causales de la existencia de peligro procesal.

 

• El fiscal debe fundamentar cabalmente su solicitud, más aun si lo que requiere es la restricción o afectación de derechos fundamentales. En el caso concreto, se produjo una grave vulneración porque a pesar de que la defensa no supo de qué defenderse el requerimiento fiscal se declaró fundado. Por eso, lo que corresponde es la emisión de un nuevo pedido fiscal que sea sustentando en una nueva audiencia de prisión preventiva.

 

• En el caso concreto, el juez de la investigación preparatoria redactó los hechos imputados y sintetizó una serie de elementos de convicción, pero no indicó qué acto de investigación acredita cada hecho de la imputación.

 

• En el caso concreto, el tribunal de segunda instancia no valoró toda la información que se desprendía del caso como la actitud del imputado de modificar la escena del crimen para simular un caso de violación sexual donde hubo un homicidio calificado. Además, sustento el peligro de obstaculización probatoria en la sola gravedad de la pena (cuando éste es un criterio del peligro de fuga) y tampoco indicó en qué consistiría la posible obstrucción probatoria. Esto constituye la vulneración del deber de especial motivación del auto de prisión preventiva.

 

• La prisión preventiva exige una especial fundamentación que justifique pormenorizadamente su adopción, lo que se logra con el método de audiencia desarrollado.

 

 

 

Dejar una respuesta