La Defensoría como componenda

0
651

Por: Ernesto de la Jara Basombrío[1]

Los voceros de Fuerza Popular, PPK, APRA y AP declararon que la elección de Gutiérrez demostró que los acuerdos son posibles pese a las diferen­cias: ganó la democracia. ¿Qué? Todo lo contra­rio. Podría ser una señal de que se vienen las compo­nendas en torno a conveniencias. Veamos si no quién resultó elegido. Gutiérrez era sin duda el peor de los candidatos, sobre todo en comparación con Abad. Él ya había sido “choteado” en varias oportunidades, lo que era una prueba de que no tenía el perfil, y tampo­co dignidad, ya que a la primera debió retirarse tiran­do la puerta. ¿Alguien se acuerda qué hizo como deca­no del Colegio de Abogados? Tal vez solo quedaron los cuestionamientos que generó. Tampoco es poca cosa no haber ido a las reuniones de la Comisión Bagua, al haber de por medio una tragedia, al punto que, preci­samente, su predecesora, la defensora Beatriz Meri­no, había viajado a la zona. Como ya se había cocina­do el arreglo, Gutiérrez no se dignó ir al Congreso a debatir con sus contendo­res, y encima se disculpó con una mentira.

Las decisiones de la Defensoría del Pueblo no son obligatorias, sino que se basan en el prestigio de quien las formula, es decir, del defensor del Pueblo. Se tra­ta de un cargo para defender los derechos de los ciu­dadanos frente a todos, incluido el poder político. Es por eso que se requiere a alguien de mucho prestigio y con total autonomía. Dos virtudes que no caracte­rizan a Gutiérrez. No es gratuito que las primeras pa­labras del nuevo defensor hayan dicho que la defen­sa de los derechos constitucionales como prioridad, respondía a otras circunstancias.

Qué mal que el presidente PPK haya mandado a apoyar al que más votos tuviera, cuando lo que toca­ba era pelear para que ganara el mejor. Tal vez su ra­zonamiento ha sido que las batallas con el fujimorismo hay que reservarlas para las grandes causas, subvalo­rando la importancia de la Defensoría del Pueblo. Fe­lizmente, hubo cinco de PPK, que por una cuestión de principios, se abstuvieron de votar.

Son muchos los que han perdido con este acuerdo: los ciudadanos, la democracia, el Congreso, la Defensoría y PPK.

Un último punto: E. Mendoza, como perdió, castigado, de nuevo a la Corte Suprema, donde se encontrará con Villa Stein , quien también está castigado, por haber per­dido las elecciones al rectorado de San Marcos . Quién lo diría, la Suprema convertida en un “mientras tanto”.

(Fuente de foto: César Grados. Diario Correo)

[1] Artículo de opinión publicado en Exitosa, el 8 de septiembre del 2016. En: http://exitosanoticias.pe/opinion-ernesto-de-la-jara-la-defensoria-como-componenda/


Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/justiciaviva.org.pe/public_html/new/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326

Dejar una respuesta