Lago Titicaca: contaminación y afectación a la Salud

0
170

 

Por: Willian Rodrigo Lauracio Apaza[1]

 

  1. Contextualización de la problemática de contaminación del lago Titicaca – Sub cuenca Coata

En la actualidad una de los cuerpos de agua más importantes del Perú, el Lago Titicaca, el más alto del mundo, sufre graves daños ambientales como consecuencia de la contaminación de sus aguas. Esta cuenca está constituida aproximadamente por 13 ríos que drenan agua al Lago Titicaca, considerado el más alto del mundo. En el lado peruano tiene una extensión de 48 910,64 km2, el 3,8% de la superficie nacional.

En dicho sector recibe el aporte de agua a través de 4 ríos principales (sub cuencas): Ramis, Coata, Huancané y Suches. En su mayoría estas vertientes se encuentran contaminadas por, i) relaves mineros provenientes de la minería formal e informal, ubicadas en las principales cabeceras de cuenca, que contienen metales pesados como mercurio, plomo, cadmio, zinc entre otros que en muchos casos sobre pasan los Límites Máximos Permisibles (LMP) y Estándares de Calidad Ambiental (ECA); ii) residuos sólidos y aguas servidas provenientes de las principales ciudades de la región, entre ellas Juliaca, asentadas en las riberas de los ríos o a del lago Titicaca. Los monitoreos ambientales de la calidad de agua que se han realizados determinaron la afectación que se causa, iii) pasivos ambientales mineros (a la actualidad, la región Puno tiene presencia de 1129 PAM no remediados -RM Nº 535-2016-MEM/DM-).

Una de las sub cuencas (río) con mayor índice de contaminación es la del río Coata y ríos tributarios como el río Torococha; que traspasa la ciudad de Juliaca de la Provincia de San Román. Esta ciudad es la de mayor dimensión demográfica de la región Puno (278, 444 habitantes aproximadamente). Se produce una gran cantidad de residuos sólidos y aguas servidas domésticas, industriales y hospitalarias que no son tratadas adecuadamente en la planta de tratamiento de aguas servidas, que data de la década de 1981; y no cuenta con una planta de tratamiento de residuos sólidos, ocasionando que éstas sean vertidas directamente a los cuerpos de agua como el río Torococha, afectando a comunidades campesinas (pueblos indígenas) río abajo de los distritos Juliaca, Huata, Coata, Capachica, Caracoto de las Provincias de San Román y Puno.

Frente a esa problemática, los pobladores de los distritos río abajo han realizado reiteradas peticiones administrativas (procedimientos de fiscalización), denuncias penales (denuncias por contaminación ambiental) y diálogos a través de “mesas de diálogo” con autoridades locales, regionales y del gobierno central, buscando una solución a su problemática ambiental, sin llegar a establecer una alternativa que lidie con este problema.

 

  1. Desmedro de la salud de los pobladores

Como se dijo, se realizaron diversas acciones de monitoreo de la calidad del agua en la sub cuenca de Coata – Torococha, estableciéndose que este tiene una alta concentración de metales pesado; tal y como concluye el Informe de la Autoridad Nacional del Agua, Informe Técnico Nº 042- 2014-ANA-DGCRH-GOCRH en su sub sección 13.11. Río Torococha:

Sedimentos

Los sedimentos del río Coata, se caracterizaron por presentar las mayores acumulaciones de arsénico (As: 81.2 mg/Kg), cadmio (Cd: 4.70 mg/Kg), plomo (Pb: 43.22 mg/Kg) y zinc (Zn: 253.9 mg/Kg) en el punto RCoat2 (antes de la descarga al lago Titicaca).

Al igual que en el Informe Nº 244-2015-OEFA/DE-SDCA, en sus conclusiones 85 y 86:

85.Las concentraciones de arsénico registradas en los puntos de monitoreo de sedimentos (RLa-01, RCa-02, RCo-04, RCo-03 y RCo-02), excedieron el valor guía canadiense de calidad ambiental para sedimento en cuerpos de agua dulce (Environmental Quality Guidelines-Sediment Quality Guidelines for Protection of Aquatic Life-Freshwater).

86.La concentración de plomo registrada en el punto de monitoreo de sedimentos RLa-01, excedió el valor guía canadiense de calidad ambiental para sedimento en cuerpos de agua dulce (Environmental Quality Guidelines-Sediment Quality Guidelines for Protection of Aquatic Life-Freshwater), según el valor PEL (91,3 mg/kg).

 

Como se desprende de la lectura de las conclusiones de los informes de monitoreo y fiscalización  a cargo de ANA y OEFA, la presencia de los metales pesados como plomo, cadmio, zinc y arsénico, entre otros, sobrepasan los Límites Máximos Permisibles  (LMP) y los Estándares de Calidad Ambiental (ECA) afectando gravemente a la salud de las personas; pues estas sustancias son altamente cancerígenas, debido a que, la población consume agua no potabilizada a través de pozos, alimentos provenientes de la agricultura, ganado que consume esta agua y la pesca en este río y el lago Titicaca.

 

3.Responsabilidad de organismos estatales de proteger los derechos fundamentales

 

El derecho a gozar de un medio ambiente adecuado y equilibrado

“La protección del Medio Ambiente es como una parte vital de la doctrina contemporánea de los derechos humanos, por sí misma es un sine quanon para numerosos derechos tales como el derecho a la salud y a la vida en sí mismos. Apenas es necesario extenderse en esto; cómo el daño al Medio Ambiente puede perjudicar y socavar todos los derechos humanos recogidos en la Declaración Universal y en otros instrumentos de derechos humanos”[2].

La Constitución Política del Perú, en su artículo 2, inciso 22, consagra el derecho de toda persona a gozar de un medio ambiente adecuado y equilibrado en los siguientes términos:

Toda persona tiene derecho: A la paz, a la tranquilidad, al disfrute del tiempo libre y al descanso, así como a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida.

 

De la misma forma este derecho fundamental ha sido reconocido en diversos tratados de derechos humanos como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en su artículo 12, inciso 2, literal b; el Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de derechos económicos, sociales y culturales, en su artículo 11, y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes.

 

El derecho a la salud

El artículo 7de la Constitución Política del Perú establece que todos tienen derecho a la protección de su salud, la del medio familiar y la de la comunidad. Por su parte, su artículo 9 señala que:

El Estado determina la política nacional de salud. El Poder Ejecutivo norma y supervisa su aplicación. Es responsable de diseñarla y conducirla en forma plural y descentralizadora para facilitar a todos el acceso equitativo a los servicios de salud.

 

En este sentido, la Constitución establece en sus artículos 9 y 65 que el Estado, a través del Poder Ejecutivo, el deber, en el marco de una política de salud eficiente, de facilitar a todos el acceso equitativo a los servicios de salud y que el Estado vela, en particular, por la salud y la seguridad de la población, respectivamente. En esa línea, son tres obligaciones del Estado: prevenir, conservar y atender las situaciones de grave afectación a la salud.

 

Es como se preceptúa, este deber, en la Ley General de Salud – Ley Nº 26842, en sus artículos:

Artículo 105: Corresponde a la Autoridad de Salud competente, dictar las medidas necesarias para minimizar y controlar los riesgos para la salud de las personas derivados de elementos, factores y agentes ambientales, de conformidad con lo que establece, en cada caso, la ley de la materia. 

Artículo 106: Cuanto la contaminación del ambiente signifique riesgo o daño a la salud de las personas, la Autoridad de Salud de nivel nacional dictará las medidas de prevención y control indispensables para que cesen los actos o hechos que ocasionan dichos riesgos y daños.

 

Conclusiones

  1. Es innegable que la cuenca del Lago Titica a la actualidad se encuentra contaminada, en especial por aguas servidas y residuos sólidos, conllevando una alta concentración de metales pesados en sus aguas, como plomo (Pb), cadmio (Cd), zinc (Zn) y arsénico (As), que afectan a la salud de los pobladores de las comunidades campesinas, asentadas en la rivera de los ríos y el lago.
  2. Los derechos fundamentales al medio ambiente sano y equilibrado, el derecho a la salud y al agua potable, están siendo desprotegidos por inacciones (omisiones) y acciones precarias de los organismos responsables en la protección de estos derechos como el Gobierno Regional de Puno, la Dirección Regional de Salud de Puno, la Municipalidad Provincial de San Román, la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento del distrito de Juliaca (SEDA-Juliaca) y el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, al no lidiar y tratar esta problemática medioambiental.
  3. Las acciones legales que buscan la protección de estos derechos, como la demanda de Amparo (Expediente N° 00254-2017-0-2111-JR-CI-02, ante el 2do Juzgado Civil – Sede Juliaca) presentada por Dionicio Barreda Pilinco, presidente del “Comité de Lucha por la Defensa del río Coata”, Brígida Curo Bustincio – Subsecretaria de la “Federación Departamental de Campesino de Puno” y Roberto Aguilar Gutiérrez, presidente de “Asociación de los Pueblos Originarios Conservacionistas de Recursos Naturales del Lago Titicaca”, debe ser atendida en todos sus extremos y de forma positiva por el órgano jurisdiccional.

 

(Foto: evaluaciónimpactosambientales)

 

[1] Derechos Humanos y Medio Ambiente – Puno.

[2] Sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 25 de septiembre de 1997en el asunto Hungría contra Eslovaquia, conocido como Asunto Gabcikovo-Nagymaros. Opinión separada del juez Weeramantry.

Dejar una respuesta