Los Uros: segundo round en la Corte Suprema por la defensa de su territorio lacustre

0
806

Por: Pablo Ricardo Abdo,
Director del Centro de Justicia y Equidad (CEJUE)


En esta oportunidad compartimos con los lectores información sobre otro de los casos emblemáticos de la región de Puno, que involucra al Pueblo Nativo Uro que habita en las islas flotantes del lago Titicaca. Los dirigentes de esta comunidad ancestral han sido criminalizados ante los tribunales de Puno por defender su territorio lacustre de los atropellos y abusos ocasionados por parte de ciertas autoridades públicas que querían aprovecharse de los recursos naturales de su lago sagrado. Para ello, los nativos hicieron uso de la justicia comunal, lo que significó dar rienda suelta a la autonomía y autodeterminación de los pueblos indígenas que, por cierto, es un derecho que la misma Constitución reconoce a nuestras comunidades nativas y campesinas[1].

Posteriormente, los Uros después de 10 años de persecución y juicio lograron salir victoriosos con una sentencia[2] que los declaró inocentes, reconociendo su derecho al territorio, a la autodeterminación de los pueblos, así como el de aplicar sus propios usos y costumbres en el ejercicio de la justicia comunal. Sin embargo, debemos decir que Este triunfo no fue suficiente, ya que los fiscales de la región de Puno se opusieron a este resultado y llevaron el caso ante la Corte Suprema de la República que es la autoridad judicial que deberá poner fin a este caso.

De esta manera, el antecedente que les presentamos, nos permite visibilizar qué tanto en Puno como en otras localidades del Perú existe o no una tendencia que busca condenar a los dirigentes indígenas cada vez que los pueblos originarios pretenden hacer uso de los derechos que les reconoce el Convenio N° 169 de la OIT y la propia Constitución peruana en defensa de los recursos de la tierra, contenidos en su territorio ancestral, lo que de hecho debe parar. Para esto se requiere de un trabajo conjunto y democrático con las comunidades que, como dijo el presidente del colegiado que absolvió a los Uros en Puno, “con esta sentencia este tribunal espera que llamemos a la Paz de los pueblos y hermanos de la región”.

 El segundo raund: Uros vs. criminalidad de los derechos de los pueblos indígenas

Como se sabe, los Uros por medio de esta sentencia que los declaró inocentes, habrían logrado que un tribunal del Poder Judicial de Puno, les reconozca junto con su identidad, el derecho al territorio y el poder de auto determinarse como pueblo ancestral u originario. No obstante ello, la fiscalía se levantó del  knockout buscando un segundo round tras oponerse a este resultado, llevando el caso ante un cuadrilátero que ahora tendrá por jurado a los miembros de la Corte Suprema y cuyos jueces tendrán la última palabra, ya sea reconociendo o negando la existencia histórica de los Uros como comunidad nativa. Al respecto, desde la defensa legal, tenemos la esperanza que para este caso se mantendrá lo que alguna vez el supremo tribunal dijo, en los casos “Tres Islas y Zebelio” que admiten la autonomía y el derecho a la justicia comunal de los pueblos indígenas.

A consecuencia de ello, los abogados defensores de los Uros, nos hemos apersonado en el Poder Judicial de Lima. El caso estará a cargo de la “Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de la República” y forma parte de un expediente nuevo que lleva el número 0217-2016 y que, a la fecha según información recabada, está en trámite. Una vez que lo revisen, los Uros serán llamados para que en una audiencia expliquen y defiendan la sentencia de Puno, que reconoce los derechos de los pueblos indígenas con un criterio integrador e inclusivo y con una postura intercultural que llama necesariamente a la paz social.

Reflexiones

Como defensores de derechos humanos, los abogados de CEJUE-Puno, nos hemos comprometido con la población nativa Uro de llevar este caso con la bandera de los derechos de los pueblos indígenas, siguiendo los ejemplos de otros casos emblemáticos que en su conjunto representan el reconocimiento de la autonomía y jurisdicción de los pueblos. Esto no es poco, y de hecho constituye un camino abierto a la idea de que dos culturas se comuniquen conviviendo en paz, como debió ser siempre. En esta segunda parte del juicio que se desarrollará ante la Corte Suprema queremos contar con el apoyo legal del Instituto de Defensa Legal para reforzar la defensa de esta comunidad nativa que habita el área territorial del Lago Titicaca. No se pierde la esperanza de que los derechos fundamentales de los pueblos indígenas serán nuevamente reafirmados por este supremo tribunal.

Fuente de foto:  Aymara Uta.

[1] Para una mejor apreciación del Caso Uros en Puno, puede consultarse http://www.justiciaviva.org.pe/blog/los-uros-y-la-des-criminalizacion-de-la-protesta-a-traves-de-la-defensa-de-sus-derechos-fundamentales/
[2] Sentencia N° 71, Resolución N° 100, Expediente N° 3027-2005 del Tribunal Correccional de Puno. Este resultado no hubiera sido posible sin los materiales de estudio y apoyo que nos proporcionó Juan Carlos Ruiz Molleda del IDL para atender este caso.

Dejar una respuesta