MINSA y DIRESA Cusco vuelven a sorprender a población campesina expuesta a metales pesados en Espinar

0
732

 

Por: Maritza Quispe, Fernando Osores, Juan Carlos Ruiz

El Ministerio de Salud y la Dirección de Salud del Gobierno Regional de Cusco, no dan atención especializada a la población expuesta a metales pesados. Lo que hacen en su lugar es brindar atención primaria general.

Hemos tomado conocimiento del oficio N° 2534-2016-GRSC-DEAIS-DSP-ESRVCRCMPOSQ, a través del cual se remite a la Municipalidad Provincial de Espinar el Plan de intervención en salud para la Provincia de Espinar setiembre – diciembre 2017, elaborado por la Dirección Regional de Salud Cusco – Dirección Ejecutiva de Atención Integral de Salud Dirección de Salud de las Personas.

Sin embargo, este supuesto plan de atención a personas expuestas y afectadas por metales pesados, al igual que los anteriores supuestamente efectuados en Espinar, no constituye una respuesta idónea a la problemática de la población campesina afectada por metales pesados y otros contaminantes.

En efecto, si uno revisa el supuesto plan, se puede observar que éste se basa no en el despistaje habitual de pacientes expuestos y afectados por elementos venenosos, en este caso metales pesados como el plomo, arsénico, cadmio, mercurio, contemplado según la Ley de presupuesto en los presupuestos por resultados del sector salud (PPRs), bajo el Programa Presupuestal 0018 “Enfermedades no transmisibles y su producto” 3043997 “Tamizaje y tratamiento de pacientes afectados por metales pesados”.

Por el contrario, este documento se trata de un proyecto de investigación que busca obtener información de exposición puntual (en un solo momento), a metales de una muestra poblacional en un determinado momento, y no un Plan de atención de salud abierto, caracterizado por la generación de una historia médica especializada en salud ambiental (población expuesta no ocupacionalmente a contaminantes). No estamos ante un plan donde los dosajes se hacen con fines de diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los afectados, así como protección de los no afectados en zonas de alto riesgo de exposición a metales tóxicos como es el caso que nos atañe, y sin un número de cupos limitados para cada comunidad campesina.

Es decir, se está acogiendo a grupos según estimaciones muestrales de la población, determinados de forma arbitraria. En otras palabras, se está limitando el derecho de acceso a los servicios y atención de salud especializada, a los mecanismos de prevención y control de los efectos causados por la acción nociva de contaminantes a la salud y la vida, independientemente de su origen antropogénico o natural, y discriminando quién se atiende y quién no, lo que es totalmente arbitrario y discriminatorio.

Si esto se concreta, se dejaría desprotegida a una gran mayoría de población afectada expuesta a metales pesados, a las cuales no se les podrá dosar los mismos elementos químicos tóxicos que fueron dosados en el 2013, y anteriormente en el 2010.

Es evidente que el documento enviado por la DIRESA a la Municipalidad de Espinar no es un plan de salud, es decir DIRESA quiere hacer pasar un documento de investigación primario por un plan idóneo de atención especializada en metales tóxicos.

Han pasado más de 6 años desde los primeros resultados del CENSOPAS, y aun no existen medidas concretas implementadas, ni presupuesto designado para afrontar la grave situación de las comunidades afectadas por contaminación de metales pesados. Mientras tanto, la población sigue expuesta a los metales pesados y aumentando su situación de riesgo.

Existen estudios oficiales del Estado peruano, junto con otros de la sociedad civil[1], que evidencian que la provincia de Espinar está expuesta de manera permanente a metales pesados tóxicos, poniendo en grave riesgo la salud. El peligro que trae la presencia de estos metales no solo reside en su grado de concentración (toxicidad aguda) sino también en el tiempo de exposición, así sea en concentraciones bajas (toxicidad crónica). Esto quiere decir que no solo resulta preocupante que esos elementos superen los estándares de calidad ambiental, si no también que su presencia, ya sea en pocas cantidades, se prolongue en el tiempo.

 

(Foto: La República)

 

[1] http://cooperaccion.org.pe/wp-content/uploads/2017/11/ESPINAR-Informe-sobre-salud-4-1.pdf

Dejar una respuesta